[COLUMNA] Ciencia y prejuicio: el reloj de Ahmed