[COLUMNA] La ciencia como guerrilla: Cuba frente a la apertura